100 MIL EMPRENDEDORES CAMBIAN UN PAÍS

El Valor del Trabajo

El trabajo es un valor, el emprendimiento es una potencia. Ninguna de las cosas que he logrado en mi vida han estado divorciadas del trabajo duro y del emprendimiento personal. Desde comprar una vivienda, un vehículo, culminar un proyecto, hasta vencer los obstáculos que no te permiten crecer.

No hay nada más maravilloso que conseguir una meta gracias al trabajo y al esfuerzo. Todas las historias de éxito de emprendedores venezolanos que veo a diario pasan por la constancia, el trabajo duro, y la perseverancia… desde la señora que hace uniformes en Lídice, hasta las orfebres que llegan a Nueva York a enseñar el producto de su trabajo y pasión.

Por eso no entiendo esa frase que pronuncia el actor protagonista de uno de los comerciales del comandante presidente para promover su obra de gobierno, muy controversiales en estos días, en donde el susodicho que exalta al Bolívar ese dice….”Nunca me imaginaba ni trabajando toda la vida que iba a vivir aquí”

Es decir que ¿trabajando no se progresa? ¿Que es mejor ser esclavo de quien me ofrece dádivas que emprender algo?

Es cierto que muchos venezolanos necesitan ayuda extrema para sobrevivir y los gobiernos deberían estar dispuestos a ayudar.

Pero también es cierto que el trabajo es una necesidad humana. A través del trabajo nos expresamos creativamente,  transformamos una realidad, el mundo, producimos riqueza, bienestar,  configuramos el carácter de la sociedad, desarrollamos virtudes y aptitudes,  nos auto-realizamos como seres humanos…

Cuando trabajamos y emprendemos proyectos nuestra vida cambia, nos convertimos en héroes capaces de salir de la pobreza, de cambiar el entorno,  la familia, la vida, el país, el mundo.

Sólo con el trabajo y el emprendimiento se pueden lograr cosas, salir adelante, con el valor y el impacto que causa el trabajo en nuestras vidas. Es la única vía posible para progresar, para romper el modelo rentista que hurga en la dádiva y el irrespeto para conseguir votos y permanencia en el poder.

El emprendimiento y el trabajo  generan un proceso de mejoramiento personal que  permite tener acceso a derechos por tu propia cuenta, combatiendo así la pobreza, sin esperar depender de ningún gobierno, por eso es tan potente.

El trabajador-emprendedor es un héroe, un héroe echando pa´ lante para mejorar el mundo con algo que trasciende.

Si se despierta esa capacidad se genera una riqueza enorme que genera una dinámica y tejido social impresionante. Si hay 100 mil emprendedores efectivos cambias un país.

Graciela Beltrán Carías

16/07/2012