generación de niños en Siria amenazada por un conflicto

Siria

Más de 2 millones de niños afectados en toda la región

La violencia implacable, el desplazamiento a gran escala de la población y los daños a la infraestructura y los servicios esenciales causados por el conflicto sirio amenazan con marcar de por vida a toda una generación de niños y niñas, según un informe de UNICEF publicado hoy.

“A medida que millones de niños dentro de Siria y en toda la región ven cómo su pasado y su futuro desaparecen en medio de los escombros y la destrucción provocados por este prolongado conflicto, el riesgo de que se conviertan en una generación perdida aumenta cada día”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

El informe –que marca los dos años de la crisis de Siria– revela que, en las zonas donde la lucha es más intensa, el acceso al agua ha disminuido en dos terceras partes, lo que supone un aumento de las enfermedades de la piel y de las vías respiratorias, mientras que una de cada cinco escuelas ha sido destruida, dañada o está siendo utilizada para albergar a familias desplazadas. En Alepo, por ejemplo, sólo el 6% de los niños asisten actualmente a la escuela. En las clases que aún funcionan se hacinan hasta 100 niños.

Los hospitales y los centros de salud han sido destruidos y su personal técnico ha tenido que huir.

Mientras tanto, los niños sufren traumas al ver a sus familiares y amigos muertos, y padecen los efectos del terror debido a los sonidos y las escenas del conflicto.

“Instamos a todas las partes a permitir el acceso sin trabas a los niños afectados por la violencia, dondequiera que estén”, dijo Lake. “Sólo podemos responder a las necesidades crecientes de esta crisis si tenemos la ayuda que necesitamos hoy mismo”.

Desde el inicio de la crisis, la respuesta de UNICEF y sus aliados se ha centrado en la provisión de agua potable y servicios de saneamiento, salud, educación y protección de la infancia a las familias desplazadas en el interior de Siria y a las poblaciones de refugiados en la región.

Como resultado, 4 millones de personas en el interior del país tienen ahora acceso a agua potable, mientras que los equipos móviles de salud han ayudado a vacunar contra el sarampión y la poliomielitis a 1,5 millones de niños. Unos 75.000 niños afectados están matriculados en las escuelas y clubes escolares, donde puedan ponerse al día en su educación y redescubrir la sensación de una infancia normal.

En Jordania, el Líbano, Iraq y Turquía, UNICEF presta asistencia a más de 300.000 niños refugiados con servicios como agua potable, saneamiento adecuado, educación, atención especializada y protección contra la explotación y el abuso.

Sin embargo, estos esfuerzos están amenazados por una grave escasez de fondos. En diciembre de 2012, UNICEF hizo un llamamiento de 195 millones de dólares para prestar asistencia vital hasta junio de 2013 a los niños sirios y a sus familias. Hasta la fecha, los fondos del llamamiento apenas alcanzan el 20% del total.

14/03/2013