Ahora le toca a las bebidas azucaradas

bebidas-azucaradas-en-colaciones-un-mal-habito

En su  primera campaña contra  la diabetes y la obesidad el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg logró disminuir el consumo de refrescos en 12%. La demanda se desplazó hacia los jugos artificiales, tés endulzados y bebidas energéticas, todas con un alto contenido de azúcar. Su nueva campaña está dirigida contra el consumo de estos productos.

“Suena saludable” es el  lema publicitario utilizado por el comisionado de salud de Nueva York, Thomas Farley, para desmontar la inocencia de estas bebidas con sabor a fruta. “Parecen buenas para nosotros, pero están contribuyendo a la epidemia de obesidad tanto como los refrescos gaseosos”, explica.

Una limonada de 590 mililitros contiene 67 gramos de azúcar y 260 calorías más que un refresco típico. De allí la importancia de sustituirlas por otras opciones más saludables para reducir  el riesgo de diabetes y obesidad en Nueva York.

En la Gran Manzana 6 de cada 10 neoyorquinos son obesos y uno de cada ocho padece diabetes tipo II, enfermedad que según el departamento de salud de la ciudad se incrementó cerca del 40% en los últimos años.

En Venezuela, contrariamente a lo sucedido en la Gran Manzana, el consumo de refrescos se mantiene en alza, 2,3 millardos en el 2009, según la empresa Euromonitor Internacional.

“Hay que hacer una campaña educativa como la de Nueva York para cambiar esta situación” dijo la presidenta del Colegio de Nutricionistas de  Venezuela Nixa Martínez a El Nacional de Caracas.

Estas bebidas pueden ser causa de adicción e influyen en el desarrollo de enfermedades degenerativas. Son dañinas para el páncreas, corazón riñones y otros  órganos, explica Martínez, quien agrega que el problema ocurre cuando los componentes de estas sustancias se acumulan en el organismo.

La nueva campaña del equipo del gobernador de Nueva York contempla la obligación de los restaurantes de publicar el número de calorías del menú y limitaciones en el uso de la sal en las comidas.

La imposición de Bloomberg que prohibía la venta de refrescos de gran tamaño en las ventas de comida sufrió un revés en marzo pasado en la Corte Suprema de Manhattan. El juez de la causa señaló en el fallo que se trataba de una restricción “arbitraria y caprichosa”.

www.guiadecontatomedico.com

@GuiaCMedico

13/06/2013