TAN LEJOS Y TAN CERCA

Hace poco estuve en Berlín. Quede maravillada de la ciudad irreverente llena de graffitis y bicicletas, museos, cultura, historia.

La Puerta de Brandeburgo, La Torre de la TV, La Isla de los Museos, Alexander Platz, el East Side Gallery, el trozo del Muro de Berlín  más grande que queda en pie, junto con los diferentes monumentos, los centros de documentación, los museos y varias placas conmemorativas vinculadas con el Muro, de los lugares más visitados.

Imaginé por un momento un país separado durante años, dividido por órdenes superiores donde las bodas se realizaban cerca de la ventanas de los apartamentos lo más cerca del Muro posible para que los familiares del otro lado pudieran asomarse y felicitar a la novios.

Llegué al Palacio de las Lágrimas y cuando pregunté por qué se llamaba así, me explicaron que era en homenaje a las miles de personas que vivían separadas, que cuando lograban verse lloraban de una manera tan vehemente  que a la edificación que marcaba el límite le pusieron El Valle de Las Lágrimas.

Y entonces pensé Berlín no esta tan lejos, no. El Muro que separó por más de 20 años a Alemania después de la Segunda Guerra Mundial paradójicamente está presente en nuestra Venezuela, para dividir como en el antiguo Berlín Oriental, con su Torre de TV que ahora alberga las antenas de comunicación, pero que fue construída como un símbolo por la Alemania comunista para controlar y vigilar.

Una Torre de TV y un Muro que servirán para conseguir la “pacificación social” con más revisión por parte de Conatel, sin telenovelas, sin televisión por suscripción, sin medios de comunicación, sin papel periódico, sin libertad para salir a la calle por la delincuencia….

Un MURO que nos mantendrá encerrados en nuestra propia casa, sitiados por la arrogancia del delincuente, y lo que es peor, amordazados en nuestro propio MURO.

Nota:

Alemania quedó dividida en la Alemania del Oeste y la dictatorial Alemania del Este, irónicamente llamada República Democrática, por el Muro de Protección Antifascista, con el que se cimentó la división del país durante 28 años, desde agosto de 1961 hasta el  9 de noviembre de 1989.

El régimen comunista de la Alemania del Este construyó el muro, para detener el flujo de personas que huía; aproximadamente 2.7 millones de alemanes se fueron del Este al Oeste antes de su construcción.Este suceso daría inicio a 28 años y 88 días de división

Angela Merkel dijo sentirse feliz con la caída del Muro “Fue terrible para mí, siendo niña, que de pronto Berlín estuviera dividido. Vi el dolor de mis padres y mis amigos ese sábado 13 de agosto de 1961. Desde entonces no pude volver a visitar a mi abuela en Hamburgo”.

10/11/2014