Beneficios de ducharse con agua fría

 

Bañarse con agua fría ofrece múltiples beneficios, no te recomendamos que lo hagas todos los días, pero al menos una vez a la semana vale la pena que disfrutes de un baño estimulante y embellecedor. 

Alivia la depresión. Lo creas o no, las duchas con agua fría en realidad pueden actuar como antidepresivo. A medida que el agua fría golpea tu piel, envía una abrumadora cantidad de impulsos desde las terminaciones nerviosas hasta tu cerebro, emitiendo un efecto muy similar al de los antidepresivos.

Mejora la piel y el cabello. El agua caliente malogra el cuero cabelludo, reseca la piel y hace que todo el cuerpo pierda su brillo. Lo mejor es tomar una ducha con agua fría para que los poros se cierren y la humedad se pueda bloquear. Si enjuagas tu cabello con agua fría podrás notar que aumenta su brillo considerablemente.

Tu nivel de energía aumenta. Ducharse con agua fría activará las terminaciones nerviosas y como resultado aumentará los latidos del corazón y la respiración, dejándote fresca y lista para empezar bien el día.

Duermes mejor. Si bien bañarte con agua fría te da energías, también ayudan a calmarte y relajarte. Después de un día ajetreado en el trabajo o luego de tu rutina de ejercicios es recomendable ducharte con agua fría para propiciar un sueño más profundo.

Brinda más tolerancia al estrés. Las duchas con agua fría son un milagro completo cuando se trata de salud. Aumentan la tolerancia al estrés, lo cual hace que tengas un sistema inmunológico más fuerte y una vida más saludable. Además, bañarse con agua fría reduce el dolor y la inflamación crónica

23/03/2015