¿Hacer cardio en ayunas?

Este es un tema que desde el primer momento llama a la polémica. ¿Por qué? Porque como ocurre con muchas otras teorías del mundo del fitness, “cada maestrillo tiene su librillo”, y hay quien lo sacraliza y quien lo odia profundamente.

¿Cuál es la diferencia entre el cardio en ayunas y el cardio normal?

Muy sencilla. Cuando nos despertamos, nuestros depósitos de glucógeno están en niveles más bajos de lo normal (debido al periodo de ayuno durante el sueño), y por eso, en el momento de hacer ejercicio, el cuerpo utiliza la grasa como combustible. Sin embargo, y todo hay que decirlo, tiene sus riesgos. Para que de verdad el organismo demande grasa y no provoque un estado catabólico o de pérdida de masa muscular, debe hacerse a una intensidad baja (lo que correspondería con caminar rápido) y durante menos de una hora.

Quien ha pasado por una fase de hipertrofia sabe el sacrificio que conlleva ganar músculo. Por eso, muchos critican este tipo de ejercicios que lo ponen en riesgo, basándose en los niveles de cortisol y la pérdida de proteínas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta práctica, realizada de forma sana y controlada puede ser una gran aliada para perder grasa de manera rápida y efectiva, y eso es algo que también está investigado en diversos estudios. Por eso, al final, lo mejor es que cada uno adapte estas teorías a su propio cuerpo y compruebe por sí mismo los resultados.

27/04/2015