Hambre por aburrimiento

Como dice Lizzie Fuhr en PopsugarFitness, diferenciar entre hambre real y fastidio puede ser todo un problema. Pero si eres de los que cada cierto tiempo va a visitar la nevera para ver si hay algo que puede calmar tus ansias, hoy te decimos cómo evitarlo

Tienes que estar al tanto de tus hábitos y reconocerlos. Es decir, muchas veces esa comedera sin razón la hacemos sin tener hambre y por ciertas cosas, como ansiedad. A muchas personas les da “hambre de fastidio” los domingos, cuando normalmente están relajadas y sin nada que hacer. Es por esto que reconocer que el fastidio o la falta de actividad de ciertos días es lo que te impulsa a comer, es un avance. De esta forma, podemos comenzar a evitarlo

Cuidado con la TV la TV es divertida pero, como está unida a momentos de ocio, puede llevarte a tomar decisiones no tan buenas. Primero, porque está la parte de la relajación, de “no estoy haciendo nada” y si no te estás concentrando en una serie o película, pueden empezar los paseos a la cocina o peor aún si te llevas al sofá cotufas, chips o cualquier cosa para “monchar”. ¿Qué hacer entonces?  Replantéate tu tiempo de TV. Puede ser justo el momento para hacer ejercicio, o ve la tele en ciertas horas, digamos, después de comer. Agarra un vaso grande de agua y tenlo cerca y cada vez que tengas la tentación e ir a comer, toma un poco.

Y hablando del agua. Ese hambre sin sentido, pero que sientes real puede ser deshidratación real. Es decir, tu cuerpo diciéndote que debes tomar líquido. Toma un vaso de agua o dos. Espera unos 20 minutos y verás si de verdad tienes hambre o era puro fastidio.

13/04/2015