Tomar café antes de entrenar ¿sí o no?

El café, y más concretamente la cafeína, es una de las ayudas ergogénicas más eficaces y comunes en la mejora de rendimiento, incluso en personas sedentarias que quieren iniciarse en la actividad física.

Beneficios:

  1. Mejoramiento de la microcirculación: De acuerdo con Health Magazine, investigadores japoneses recientemente descubrieron que las personas que no tomaban café de forma regular experimentaron un aumento del 30 por ciento en el flujo sanguíneo capilar después de tomar cinco onzas de café regular, en comparación con las personas que tomaron café descafeinado.

La mejora en la circulación sanguínea por lo general equivale a una mejora en la oxigenación de sus tejidos, lo que podría aumentar su rendimiento en el ejercicio.

  1. Reducción del dolor
  2. Mejor rendimiento: Un meta-análisis realizado en el 2005 concluyó que la cafeína puede reducir su nivel de esfuerzo percibido en más del cinco por ciento- haciéndolo sentir más “cómodo” al momento de hacer ejercicio.

Por otra parte, la cafeína mejora el rendimiento del ejercicio en más del 11 por ciento, lo que parece estar relacionado con la reducción de la percepción del nivel de esfuerzo.

  1. Preserva el músculo
  2. Mejora la memoria: La cafeína también activa células madre cerebrales que tienen beneficios en la función cerebral. De hecho, una investigación realizada por la Universidad Johns Hopkins encontró que 200 miligramos (mg) de cafeína aumentó la memoria de los participantes durante más de 24 horas.

Los granos de café recién molidos y orgánicos pueden verse como un alimento entero con un valor nutricional y propiedades neuroprotectoras. El café descafeinado no le brindará los mismos beneficios, ya que los antioxidantes bioflavonoides se pierden en el procesamiento. Así que lo mejor es optar por la versión “regular” si usted va a tomar café.

24/04/2015