Tonificar sin moverte

Los ejercicios isométricos son imprescindibles, pero desconocidos para muchos. La postura de la tabla es una de las más populares y se utiliza en disciplinas como yoga y Pilates.

Se ejecuta de la siguiente forma: ponte boca abajo apoyando la palma de las manos al piso alineada con tus hombros. Levántate apoyando la punta de tus pies hasta formar una línea con tu cuerpo. Contrae el abdomen, mantén la espalda recta y no dejes que tus caderas bajen.

El secreto de la tonificación sin movimiento está en la permanencia.

Empieza con 3 series de 10 segundos cada una y a medida que aumenta tu resistencia incrementa el tiempo de la permanencia.

Ahora bien ¿qué zonas musculares se ven beneficiadas con el entrenamiento sin movimiento?

  1.  Tonifica el abdomen.
    La tabla puede llegar a ser más efectiva que hacer cientos de abdominales, además minimiza el riesgo a lesiones lumbares y cervicales.
  2. Fortalece las muñecas, los brazos y hombros.
    A pesar de que el peso de tu cuerpo esta bien distribuido los hombros, brazos y muñecas reciben una carga importante durante la ejecución de la tabla, por eso lograrás fortalecerlos fácilmente.
  3. Fortalece la columna.
    La tabla ayuda a contrarrestar el desgaste diario que esta parte del cuerpo sufre. Al desarrollar la fuerza de la espalda y del abdomen al mismo tiempo, es perfecta para mantener la columna vertebral sana y para mejorar tu postura.
  4. Tonifica piernas y glúteos.
    La contracción que se produce en tus cadenas musculares inferiores a fin de mantener la estabilidad y la línea también te ayudará a moldear glúteos y piernas.
08/06/2015