Hábitos que modifican tu estado de ánimo

La fatiga, el insomnio, el desgano, el mal humor y la falta de concentración podrían ser consecuencias de una mala alimentación.

Muchas veces la rutina, el trabajo y las obligaciones hacen que adoptemos malos hábitos alimentarios como: comer rápido o hacer ayunos prolongados, entre otros. Mantener estas costumbres puede causar modificaciones en los estado de ánimo.

  1. Saltar las comidas o ayunar: Pasar varias horas sin comer puede provocar descensos de la glucemia, que es el nivel de glucosa libre en la sangre, y el cerebro y el sistema nervioso son los primeros afectados. Como consecuencia se produce el decaimiento, la sensación de mareo y las dificultades para concentrarse.
  2. Comer en exceso: El organismo tendrá que hacer un esfuerzo extra para digerir los alimentos, causando un trastorno digestivo que puede derivar en una disminución de energía para el cerebro. Esto puede generar trastornos digestivos, acidez o malestar general.
  3. Ingerir alimentos en situaciones de estrés: Si estamos disgustados y comenzamos a comer, tal vez no mastiquemos bien los alimentos y los digeriremos mal. Esto puede causar distensión abdominal, pesadez, mala absorción de nutrientes y mayor estrés.
  4. Omitir ciertos alimentos: Ya sea por preferencias o por dietas, omitir un grupo de alimentos aumenta el riesgo de carecer de nutrientes indispensables que necesita el organismo. Si se evitan ciertos alimentos puede que presentemos desgano, defensas bajas, hipertensión o problemas cardiovasculares.
  5. El exceso en las dietas: Las personas que siempre están haciendo dietas restrictivas, no solo incrementan el riesgo a desarrollar obesidad en el futuro, sino que someten al organismo a continuas fluctuaciones metabólicas. Lo que puede causar malhumor, frustración, nerviosismo, irritabilidad, cansancio y depresión.
18/09/2015