¿Qué es el Green Wash?

Este es un término que se refiere al método de promover prácticas respetuosas al medio ambiente para desviar la atención de organizaciones cuyas actividades sean poco amigables al cuidado del planeta.

Como la tendencia verde va en aumento, hay una serie de empresas compitiendo para ofrecer productos que satisfagan la creciente demanda. Lamentablemente, muchas de estas empresas están haciendo todo tipo de afirmaciones eco friendly engañando a los consumidores, haciéndoles creer que sus productos son más ecológicos de lo que realmente son.

Mientras que algunas empresas utilizan telas ecológicos, los tejidos no pueden ser certificados como orgánicos o mencionar las fuentes; una marca de “ética” no utiliza necesariamente materiales ecológicos.
Comercio justo no significa nada sin pruebas; se necesita exigir la certificación de comercio justo u otra certificación de tercera parte como prueba.
Las modas y productos ‘veganos’ no son necesariamente respetuosos al medio ambiente, incluso si se utiliza sintéticos derivados del petróleo como la piel de poliuretano u otras alternativas de cuero sintéticos; y
sólo porque una empresa utiliza materiales ecológicos, no significa que los materiales son éticos o producidos éticamente

1. Publicidad Engañosa: Muchas empresas etiquetan un producto como eco friendly basado en un pequeño conjunto de atributos, mientras que el resto no cumplen con estos requisitos.

2. No hay evidencia: Algunas empresas pueden hacer afirmaciones ambientales sin aportar pruebas en la etiqueta o el producto. Por ejemplo, una organización puede afirmar que su producto es hipoalergénico, pero no hay evidencia de esto en la etiqueta o sitio web.

3. Ser confuso – Hay muchas empresas de diferentes industrias que utilizan términos demasiado amplios que suelen ser malinterpretados. Un ejemplo es el uso de la palabra “natural”. La palabra natural está mal definida e implica que el producto está hecho a partir de fuentes botánicas, pero a veces, puede incluir sustancias químicas nocivas que son de origen natural, como el arsénico, uranio, mercurio, etc.

4. Improcedencia – Algunas empresas promocionan un rasgo ecológico que es técnicamente cierto, cuando en realidad no es un factor distintivo en la búsqueda de productos ecológicos.

5. La menor de las preocupaciones – Consiste en pretender ser más verde que otros productos de su categoría, cuando la categoría en conjunto es poco amigable con el medio ambiente. Un ejemplo de esto es los cigarrillos electrónicos. Puede ser una opción más ecológica, pero sigue siendo un cigarrillo.

6. La mentira – Hay algunas empresas que simplemente mienten, a fin de obtener un beneficio. Ellos anuncian algo que simplemente no es verdad. Ellos afirmarán que su producto es orgánico, libre de químicos o lo que sea que sus clientes potenciales quieran escuchar.

7. Las etiquetas falsas: Algunas organizaciones dan a entender que un producto tiene un aval de terceros o certificaciones que en realidad no existen, a menudo mediante el uso de etiquetas de certificación o sellos falsos.

En cambio, algunas empresas se preocupan por dar un gran ejemplo como Homoeonic Radionica y Precision Hi Tech LEDs, quienes expusieron en el último congreso de biotecnología innovadoras formas de contribuir al beneficio del medio ambiente.

 

 

Fuente

02/09/2015