5 Puntos de partida para la búsqueda de empleo

Comprender las claves situación a la que nos enfrentamos en un proceso de búsqueda de empleo o de reorientación profesional es un factor determinante para introducirnos en él con garantías.

En este sentido en los talleres de inserción laboral que impartimos desde Mejora y Gana, realizamos una introducción para conocer y saber interpretar los 5 puntos de partida para la búsqueda de empleo.

 1. Competimos

¿Cuántos CV se entregan para cada oferta publicada? Cientos, cuanto no miles. ¿Y cuántos premios hay? Uno, en la mayoría de los casos. Así que competimos. No basta con ser buenos, sino ser mejores.

Bueno, ¿ser los mejores? Tal vez no haga falta, porque eso podría reducir en gran medida nuestras posibilidades. Así que mejor optar por la vía de “parecer” frente “ser” (leer más sobre ser o parecer aquí).

Esto significa conocer todas las claves del proceso (leer aquí las 10 pasos para la búsqueda de empleo), y llevarlas a cabo como si cada proceso fuera el determinante.

Hay muchos demandantes y pocas oportunidades, así que no nos queda otro remedio que competir.

2. No hay un formato estandarizado de CV

CV

Al menos en España y en otros países es así (salvo que te pidan el CV europeo o Europass) así que tienes una herramienta en tus manos para darte el máximo valor según tu perfil. Poniendo lo más relevante, aquello que te hace mejor profesional, en primer lugar.

Ordena correctamente los apartados de tu CV (lo importante es el puesto de trabajo o el título obtenido por encima del año o el lugar) utilizando las técnicas de confección de CV más actualizadas. De Linkedin podemos aprender mucho.

Por cierto, el concepto CV va muriendo (a no ser que domines el latín y tu entrevistador también) a favor de otras palabras, como Hoja de Vida Biografía Profesional, y otros soportes, como el CV on line o el perfil de Linkedin.

 3. Tenemos que ponernos en la piel de quien nos debe contratar

Si no pensamos en él y solo pensamos en nosotros, poco conseguiremos.

Si atendemos a estudios que confirman que el tiempo de revisión de un CV en primera criba no pasa de los 10 segundos, tenemos que hacer el CV a medida de ese tiempo, con claridad y apartados bien diferenciados.

Además hemos de averiguar qué espera saber el entrevistador de nosotros, obteniendo información previa de la empresa (estilo, clientes, perfil de sus empleados) y destacando de nuestros puntos fuertes aquellos que más acorde estén a la persona que me entrevista y a la propia empresa.

4. Un proyecto de marca personal

El autoconocimiento, a través de una realización de un análisis de puntos fuertes y débiles, medirá nuestra capacidad para poder establecer objetivos profesionales acordes y reales. Si eres capaz de redactar una lista de empresas a las que quieres dirigirte y a las que puedes aportarles valor tienes mucho camino andado.

Tu marca personal es un proyecto que arranca desde tu pasado (carácter, valores, personalidad, formación, experiencias), pasa por tu presente (actitud) y llega hasta tus objetivos de futuro

5. El efecto de la recomendación

¿Cuál es el camino más efectivo para acceder a un puesto de trabajo? ¿un buen CV o una buena recomendación? Pues si lo sabes debes crear una red de contactos, conseguir intermediaciones y cartas de recomendación.

Siempre dirá más de ti y será más valioso que una tercera persona valide tu profesionalidad y actitud frente a todo lo que puedas decir de ti mismo, que puede sonar a autobombo hueco y con el que tan sólo podrás apelar a la fe de quien te escucha.

Recuerda que si te enfrentas sólo a la búsqueda de oportunidades de empleo posiblemente sólo llegarás a conocer el 20% de las oportunidades.

 

Fuente

16/10/2015