Desmontando mitos: La cerveza NO produce “barriga cervecera”

El mito de la “barriga cervecera” viene de largo. Siempre se ha especulado que los individuos que consumen cerveza tienen gran tendencia a dicha barriga cervecera, y no es para menos, pues sabemos que el alcohol de la cerveza contiene las llamadas calorías vacías que perfectamente podrían tener relación con este aumento de perímetro abdominal. Sin embargo, las calorías de una cerveza son ínfimas comparadas con un cubata o un cocktail.

Derriban el mito de la barriga cervecera

cerveza

Ahora, un nuevo estudio realizado por la Academia Española de Nutrición (AEN) junto al Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid ha vuelto a hacer hincapié en este aporte calórico, desmontando de una vez el mito de la llamada barriga cervecera, que no sería más que una consecuencia de otros malos hábitos, y no de la cerveza en sí misma.

De hecho, una caña estandar de cerveza de 200 mililitros aporta tan solo 84 kilocalorías, lo que significaría que consumir una cerveza diaria quedaría muy lejos del consumo calórico diario recomendado: Unas 2.000 calorías en mujeres y unas 2.500 calorías en hombres (unos valores variables dependiendo de la altura, edad y demás factores individuales de cada individuo).

Asimismo, según comenta la catedrática Rosa M. Ortega y el presidente de la AEN, Lluis Serra Majem, aquellos individuos que tienen un consumo moderado pero habitual de cerveza tendrían incluso una mejor composición corporal que aquellos que no la toman (sobre todo, los hombres).

En la nota de prensa de la que nos hacemos eco, procedente de InfoSalus (rama de Europapress), comentan que diversos estudios afirman que las bebidas alcohólicas de baja graduación deberían incluirse como beneficiosas dentro de la dieta mediterránea. Como ya sabéis, este punto es bastante polémico, pues algunos estudios afirman que bajas dosis de alcohol son beneficiosas; pero otros estudios más recientes (incluída la misma OMS) desmienten que cualquier cantidad de alcohol sea saludable.

Los otros factores responsables de la “barriga cervecera”

barriga

Finalmente, Rosa M. Ortega comenta a Infosalus que los verdaderos causantes de este aumento de perímetro abdominal, conocido como “barriga cervecera”, serían los hábitos alimenticios poco saludables, la falta de ejercicio físico, el tabaquismo, e incluso la genética. Todos ellos son factores conocidos causantes de obesidad, por lo que tiene muchísima lógica que sean los responsables de esto, y no la cerveza por sí sola.

Ahora bien, lo que sí solemos ver es que con cada caña o consumición de cerveza en gran parte de los bares de España, se suele servir una “tapa”, que mayoritariamente suele formar parte de estos hábitos alimenticios poco saludables (si algún día os ponen una tapa que no contenga ni una grasa, mandadnos una foto).

Por otra parte, la presión arterial tampoco se ve influenciada por el consumo de cerveza, una afirmación que coincide con estudios anteriores realizados al respecto, y que llegarían a relacionar el consumo moderado de alcohol con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares (una afirmación polémica, como ya hemos comentado).

Finalmente, la catedrática concluye la investigación diciendo:

 ”Los consumidores de cerveza tienen una mayor protección antioxidante procedente del lúpulo y de la malta con la que se elabora la cerveza. Su contenido en isohumulonas podría tener un efecto antioxidante y protector frente a diferentes enfermedades. Además, actúa como regulador sobre la concentración sérica del colesterol en los individuos que la consumen de manera moderada, ya que se relaciona con un aumento de la concentración de HDL o colesterol bueno, y una disminución del LDL o colesterol malo”

Como siempre, seguiremos al tanto de las futuras investigaciones al respecto, por si algún día se llega a una conclusión que nos confirme si el alcohol es beneficioso o perjudicial sea cual sea la dosis consumida.

17/10/2015