El secreto mejor guardado del arándano

El arándano es pequeño en tamaño pero grande en beneficios. Delicioso y lleno de antioxidantes, este pequeñín puede ayudarnos a prevenir varias enfermedades. ¿Podrá ayudarnos en la prevención y tratamiento de las infecciones en vías urinarias?

El arándano es un fruto originario de Norteamérica. Fue usado por los nativos para tratar enfermedades de vejiga y riñones.

Se tenía la creencia de que el arándano acidificaba la orina a tal grado que podía matar las bacterias que causaban las infecciones del tracto urinario. Años y muchas investigaciones después, se supo que ese no era el motivo de la eficacia del arándano como medio preventivo de infecciones en vías urinarias.

Resulta que el arándano tiene unos componentes llamados proantocianidinas, que tienen propiedades antioxidantes y antibacterianas. Además de neutralizar los radicales libres que dañan el ADN y que contribuyen al daño cardiovascular y a la aparición de diabetes, cáncer y demás, digamos que ayudan a que las bacterias no logren pegarse a las paredes de las vías urinarias y no contraigamos una infección.

cranberries-shutterstock_155418920

Hay estudios que comprueban que el consumo de arándano, ya sea en jugo o entero, puede prevenir infecciones de vías urinarias. Especialmente cuando se trata de las causadas por la bacteria Escherichia Coli. Las proantocianidinas del arándano evitan que la E. Coli se adhiera a las paredes del tracto urinario. De aquí que se use y recomiende el consumo de arándano para prevenir las infecciones, pero no para tratarlas. Sucede que una vez contraída la infección, el arándano no funciona como tratamiento. Deja de ser efectivo cuando la bacteria logra adherirse al tracto. Para tratar una infección es necesario el uso de antibióticos.

Está demostrado que el consumo de jugo de arándano reduce la cantidad de bacterias alojadas en la vejiga, comparado con pacientes que tomaron placebo. De igual manera, se ha encontrado que el consumo de arándano en cápsulas ayuda a reducir el número de episodios de infecciones en vías urinarias en mujeres que las contraían con mayor frecuencia, igualmente comparado con otro grupo que tomó placebo.

Sin embargo, antes de tomar jugo o comer arándanos frescos, debes considerar varias cosas. Actualmente en el mercado hay varias marcas de jugos de arándano que tienen azúcar añadida. Lo ideal sería encontrar una marca que se acomode a tus necesidades.

Se sabe que el arándano contiene ácido salicílico, como la aspirina. Si presentas alergia a la aspirina, muy probablemente la tengas al arándano.

Si es demasiado tarde y ya presentas una infección en vías urinarias, lo mejor es que acudas con un médico antes de tomar cualquier cosa.

Así que la próxima vez que pruebes las delicias del arándano, puedes estar feliz de que estés previniendo una molesta infección en vías urinarias.

 

Fuente

26/10/2015