Tras su apertura en el mes de septiembre, este gimnasio ha contado con la participación de varios instructores que ofrecen clases a personas con diferentes niveles de capacidad.

Con disciplinas como el karate, gol bol, basketball y spinning, las personas que cuentan con alguna discapacidad pueden hacer uso de este gimnasio que, además, ofrece sus clases de manera gratuita.

Silvia Salas y Karla Fonseca son dos de las instructoras de Spinning que han dedicado su tiempo a preparar a personas invidentes y atribuirles el gusto por la bicicleta estacionaria.

“Me di cuenta que el spinning es hacer un recorrido en bicicleta con tu imaginación”, mencionó Fonseca. “Por consecuente, las personas invidentes no tienen ninguna incapacidad física para realizar este ejercicio.”

De acuerdo a estas instructoras, parte del propósito de entrenar a estas personas ciegas o débiles visuales fue que contaran con una participación en el evento anual Spinninghton Chupacabras.

Cada año el Spinningthon Chupacabras cuenta con una participación de, aproximadamente, 200 personas que pedalean durante cuatro horas consecutivas. Este año el evento contó con la participación de dos instructores venezolanos certificados en el programa de Spinning, siendo uno de ellos invidente.

“Yo comencé en el spinning ya teniendo una condición visual diferente”, afirmó Carlos Yeguez, uno de los instructores de spinning proveniente de Venezuela. “En el año 2007 me hice instructor certificado de spinning y pues soy el único, en mi país por lo menos, que tiene esta condición.”

Claudio Pagavino, instructor acompañante de Yeguez, hizo mención sobre la primera vez que conoció a Yeguez en un gimnasio en Venezuela.

“La primera vez que él entro a mi clase me puse muy nervioso porque cuando lo vi entrar con un bastón en la mano jamás me imaginé que alguien con discapacidad visual fuera a llegar a mi clase”, mencionó Pagavino.

Tras conocerse y adentrarse en el mundo del spinning, Pagavino y Yeguez deciden iniciar una iniciativa a la cual llamaron Low Vision.

“Low Vision nace de la mano de Carlos; fue una iniciativa que el creo”, mencionó Pagavino. “En el mismo vio la necesidad que tenían otras personas de poder hacer un ejercicio cardiovascular.”

Esta iniciativa fundada en el año 2011, hoy en día es conformada por cinco instructores en Venezuela: Yeguez, Pagavino, Mauro Menna, Pedro González y Sadycza Bravo.

Como parte del evento del Spinninghton Chupacabras 2015, Low Vision hizo presencia en la ciudad fronteriza mexicana con el propósito de crear conciencia en los participantes sobre la incapacidad visual.

Durante la presentación de Low Vision junto el grupo de invidentes residentes de Ciudad Juárez, los participantes sin discapacidad visual utilizaron un antifaz que les permitiría pedalear las bicicletas de spinning en completa oscuridad.

“Me gusto el trato que nos dieron a todos y cada uno de nosotros”, afirmó Sandra Elena Martinez, 47, invidente quien toma clases de spinning en el gimnasio adaptado de la ciudad. “Claro que volvería a participar en otro Spinningthon.”

Proyectos como este han brindado a Juárez la oportunidad de traer de vuelta el positivismo en la ciudad y dar a conocer la grandeza de su gente.

Asimismo, Karla Fonseca, Silvia Salas y otros instructores de spinning continuarán con la labor de crear conciencia en la sociedad a la vez que brindan la oportunidad de que personas invidentes practiquen una actividad física.

“Vamos a continuar involucrando al sector privado, a empresas a que colaboren con Low Vision aportando lentes u operaciones para las personas que pudieran tener remedio y mejorar su visión”, dijo Salas.

Para este grupo de aproximadamente 15 ciegos, la oportunidad de realizar ejercicio sobre una bicicleta no solo representa la realización de una actividad cardiovascular, sino también representa la libertad de poder montar una bicicleta a pesar de su discapacidad visual.