Ejercicio físico preparto, ¿es adecuado?

El embarazo es un período de la vida en la que la mujer se plantea si es conveniente o no hacer ejercicio físico. Muchas son las dudas que acarrea este hecho, ¿es adecuado? ¿podré dañar al bebé? ¿qué ejercicios pueden realizarse? Veamos a continuación las respuestas.

La práctica deportiva durante el período de gestación es muy positiva, puesto que se han comprobado científicamente diversos beneficios, como es el correcto desarrollo del feto, mejoras en la capacidad respiratoria, ventilación pulmonar, fuerza y en el ritmo cardíaco; además, puede prevenir del riesgo de sufrir diabetes gestacional, así como un parto por cesárea. De hecho,  Otras mejoras que se obtienen son los siguientes:

¿Qué ejercicios realizar?

Por tanto, delante de todos estos beneficios la pregunta es, ¿qué ejercicios pueden realizarse? Lo más importante es que sean actividades sin alto impacto ni muy intensas. Así, las de carácter aeróbico resultan ser la mejor opción, como puede ser andar, nadar o ir en bicicleta sin esfuerzo excesivo y en llano.

Otros ejercicios son los de fuerza, sobre todo enfocados a extremidades y a la espalda. Muchos de éstos se realizan mediante el uso de una fit-ball, que puede además contribuir a la mejora de la propiocepción y el equilibrio, dos facultades que durante el embarazo se ven afectadas.

Otra actividad importante es el trabajo de los músculos del suelo pélvico , que se realizan mediante los ejercicios de Kegel, que son contracciones del músculo pubocoxígeo y ayudan a prevenir la incontinencia urinaria y facilitan el futuro parto.

Respecto al tiempo de actividad, debe ser regular, de al menos 30’ tres veces por semana, según recomienda la American College of Obstetricians and Gynecologists (2002).

¿Qué precauciones hay que tomar?

Finalmente, se deben tener unas últimas indicaciones, ya que se debe evitar el ejercicio si se da un embarazo de “alto riesgo”, también intentar no practicar actividades con riesgo de caída (esquí, equitación…), evitar las flexiones y extensiones intensas….Y si aparece algún síntoma extraño o anormal, como sangrado vaginal, cefaleas persistentes, fatiga excesiva, dolor abdominal o escaso aumento de peso, consultar al médico.

Fuente

19/11/2015