El tomate, aliado contra accidentes cerebrovasculares

El tomate es un alimento asequible, habitual en nuestros menús, y uno de los pilares de la dieta mediterránea. Es un básico en la alimentación de aquellas personas preocupadas por su salud y por su peso, ya que apenas nos aporta calorías mientras nos ofrece minerales y vitaminas. Además, su versatilidad consigue que sea bienvenido en casi cualquier plato.

Hace unos días ya os hablamos de sus beneficios aquí, y en esta ocasión, volvemos a hacerlo, ya que podría ser una gran aliado contra algunas enfermedades.

La Fundación Española del Corazón (FEC) se ha pronunciado respecto a los beneficios de este alimento, destacando que según recientes estudios, el consumo habitual de tomate y sus derivados podría prevenir el riesgo de sufrir ictus y otras enfermedades.

Sus declaraciones se basan en estudios como el llevado a cabo por la Universidad de Finlandia Oriental. Se realizó un seguimiento durante más de 12 años a 1031 hombres de edades comprendidas entre los 46 y 65 años, con el fin de buscar la relación entre los compuestos antioxidantes del tomate, como el licopeno, y el riesgo de sufrir un infarto cerebral.

Los resultaron fueron sorprendentes, ya que según publicaron en la revista científica Neurology, durante el proceso de seguimiento un 6% de los hombres que participaron sufrió un accidente cerebrovascular, que en la mitad de los casos fue de índole isquémico.

Atendiendo a diferentes variables como edad, tabaquismo, diabetes, antecedentes de ictus, etc., se observó que el grupo de hombres (formado por 258) que poseía un nivel más alto de licopeno, tenía un 59% menos de riesgo de padecer un ictus, mientras que el riesgo de padecer otro tipo de accidentes cerebrovasculares se redujo un 55%, al contrario que los que presentaban un nivel menor de licopeno (259 hombres),

Hay que señalar que no se encontró relación entre el resto de compuestos (beta-caroteno, alfa-caroteno y retinol) con el riesgo de infarto cerebral.

El licopeno es protagonista en numerosos estudios. En la Universidad de Cambridge, varios científicos necesitaron a 72 personas, de las cuales 36 padecían una enfermedad coronaria y 36 se encontraban completamente sanos, para revelar la relación entre este carotenoide y la salud. Se les administró cada día, durante dos meses, un suplemento de 7 miligramos de licopeno.

Los resultados, publicados en la revista Plos One, mostraron una mejora del 53% en la vasodilatación, mientras que en los pacientes sanos no encontraron resultados concluyentes.

Pero no sólo las enfermedades cerebrovasculares podrían evitarse con el licopeno. Ya se demostró mediante un estudio realizado en la Universidad de Harvard, que también podría reducir en un 45%  las posibilidades de padecer cáncer de próstata. Para llegar a esta conclusión analizaron a 48.000 hombres durante seis años.

La Fundación Española del Corazón recomienda consumir cinco piezas de fruta y verdura a diario, y que éstas incluyan entre 3 y 7 miligramos de licopeno (aproximadamente 7 comidas semanales ricas en derivados del tomate). Además, nos recuerdan que en la sandía, la papaya y el pimiento rojo también está presente el licopeno.

Fuente

18/11/2015