Saca el máximo partido de tu presupuesto, en qué prendas gastar más y en qué prendas ahorrar

A todas nos gustaría pasarnos el día comprando ropa, pero desafortunadamente, la VISA tiene un límite, nuestro sueldo también y el sentido común nos dice que ese vestido de 300 euros no nos lo vamos a poner tanto como para amortizarlo. En fin, que es duro ser una fashionista con poco presupuesto, pero aún así hay trucos para maximizar nuestras compras y que gastando poco podamos lucir a la moda. Si con espíritu minimalista una blogger se viste con solo 37 prendas, nosotras también podemos hacerlo.

Un buen fondo de armario

Para empezar, hay que tener un buen fondo de armario. Prendas fáciles de combinar que no pasan de moda y que nos sirven para completar looks más atrevidos. No se trata de lucir de la cabeza a los pies con prendas básicas (o, por lo menos, no siempre) sino de combinar lo clásico con lo de más rabiosa tendencia.

Compras 3

Cada una tiene sus propias prendas fetiche, a las que saca mucho partido, pero un buen fondo de armario debería estar compuesto por estas prendas:

En qué gastar

Aunque tengas un presupuesto limitado, hay determinadas prendas en las que merece la pena gastar un poco más. Ya sabemos que lo barato sale caro, así que prendas que vayas a usar mucho deben ser de calidad, resistentes y deben lucir elegantes. Aquí podemos incluir a los zapatos, los bolsos, los abrigos, y los vestidos de cocktail. Los primeros porque son lo que más usas, y los vestidos porque si un día quieres ir mona, es mejor que el vestido no parezca vulgar.

Compras 4

Un truco de estilista es gastar más en las partes de arriba que en las de abajo, y la razón es muy sencilla, siempre te fijarás más en una blusa que en un pantalón o en una falda, al estar en un campo más visible. Si estás sentada en una mesa, o en una fiesta con mucha gente, las piernas no se ven.

También es bueno invertir en prendas de cuero o de piel buena, porque duran muchísimos años, y no se estropean fácilmente. Aunque gastes una buena parte de tu presupuesto, merecerá la pena.

Más que fijarnos en el precio de la prenda, tenemos que fijarnos en cómo la amortizaremos, si la usaremos mucho o no. Así, el verdadero coste de una prenda es igual al precio dividido entre los días que te lo pones. Si nos gastamos 200 euros en un bolso, pero nos lo ponemos todo el año (365 días), el coste por día es menos de un euro. Pero si nos gastamos 50 euros en un vestido tan especial que no nos ponemos más que dos veces, nos hemos gastado 25 euros por cada día que lo hemos usado.

En qué ahorrar

Como decíamos antes, nos podemos permitir gastar menos en pantalones, vaqueros, faldas, o prendas que vayamos a utilizar para llevar en capas, como cardigans que no se ven bajo el abrigo, camisetas de tirantes para llevar bajo las camisas, etc.

Compras 2

Si te gusta lucir las últimas tendencias de moda, es mejor ir a tiendas low cost o aprovechar las rebajas, ofertas y descuentos. Estate atenta a las gangas, porque por muy poco puedes lucir moderna sin gastar mucho.

Y si aún te hace falta más presupuesto, haz limpieza de armario y saca un dinero extra con las prendas que ya no usas.

 

Fuente

05/12/2015