¿Cómo retomar la actividad física después de una lesión?

Si se siguen al pie de la letra las indicaciones médicas, respetando los tiempos de inmovilización y reposo, el músculo se reacondicionará eficazmente para retomar el entrenamiento

Lesionarse es un riesgo latente para quienes realizan actividad física de manera prolongada. Por el problema se manifiesta de manera muy tímida, pero al cabo de un tiempo llega a ocasionar mucho dolor y limitar al deportista. En este sentido, la doctora María Paz De Andrade, especialista en Medicina del Dolor, explicó que el período de recuperación y el tipo de tratamiento a seguir dependerán de la zona afectada y la gravedad de la lesión.

“Lo más importante es estar claros en el diagnóstico y la magnitud de la lesión, para poder así iniciar el tratamiento adecuado, que podría incluir fisioterapia y/o terapia farmacológica. Lo esencial es que el paciente cumpla con los lapsos de inmovilización indicados, y no retirar implementos como los yesos o las férulas antes del tiempo recomendado”, recalcó De Andrade.

De acuerdo con la galena, cuando ya se ha cumplido el tiempo en que el paciente debe utilizar los inmovilizadores, el especialista evaluará las condiciones de la lesión y el músculo afectado, para decidir si se amerita fisioterapia y cuál sería el mejor programa a seguir. Una vez que el médico decida que ya puede retomar su rutina de ejercicios, lo mejor es incrementar la intensidad progresivamente hasta lograr el tono y volumen muscular.

“Es recomendable hacer un proceso de reacondicionamiento, comenzando con baja intensidad a tolerancia, para luego ir aumentando progresivamente hasta llegar al nivel de entrenamiento previo a la lesión. Cabe destacar, que cuando un musculo pasa mucho tiempo en reposo, éste pierde su volumen y, por lo tanto, su fuerza. En estos casos la idea es evitar forzar el músculo porque puede lesionarse nuevamente”, aseveró la especialista.

 

El tratamiento más adecuado

La doctora De Andrade aseguró que al presentar un traumatismo, es necesario buscar la causa, tomar medidas para prevenir que vuelva a suceder y ser evaluado por el especialista para verificar si se corrigió el problema y, además se debe tomar en cuenta que en ocasiones las lesiones residuales, como lo son las cicatrices y áreas de fibrosis, pueden traer problemas a la hora de entrenar.

Entre las recomendaciones tenemos:

Con respecto a la terapia farmacológica, explicó que los tratamientos van dirigidos a eliminar el dolor y la inflamación, y deben ser indicados por él o los especialistas involucrados, en especial el médico traumatólogo y el fisiatra.

“Tras un traumatismo se emplean fármacos del tipo anti inflamatorio, sin embargo estos deben ser complementados con moléculas como el sulfato de glucosamina, condroitin sulfato y el hialuronato de sodio cuando sea necesario recuperar lesiones en los cartílagos articulares, en especial en el caso de lesiones en hombro, cadera y rodilla”, recalcó.

Para concluir, la doctora De Andrade subrayó la importancia de la fisioterapia para poder reincorporarse en la actividad física, respetando y ejecutando al pie de la letra las instrucciones y ejercicios indicados por el especialista, y evitando la automedicación por recomendación de personas no certificadas.

 

21/10/2016