El calcio no solo se consigue con la leche: Otras fuentes de calcio saludables

Desde siempre hemos escuchado que la leche es la mejor fuente de calcio que existe, y por ello siempre hemos echado mano de ella como alimento imprescindible en nuestra dieta. Pero para muchas personas la leche representa más un inconveniente que una ventaja debido a los efectos colaterales como mala asimilación, intolerancias… que provoca. Por ello en esta ocasión lo que queremos es ofrecer otra serie de fuentes de calcio que nada tienen que ver con la leche.

Muchas personas necesitan alternativas a la hora de ingerir las dosis de calcio necesarias para gozar de una salud perfecta. El problema está en que muchas veces no saben cómo conseguirlo aparte de la consabida ingesta de productos lácteos. Por ello es necesario tener otras alternativas, pues seguramente** muchas de éstas sean hasta más saludables** o nos aporten más cantidad de calcio que la propia leche.

Verduras de hoja verde

En primer lugar nos vamos a detener en las verduras de hoja verde. Se trata de una importante fuente de calcio y que nada tiene que ver con los lácteos. Las espinacas, el brócoli, la col rizada, los canónigos, la rúcula, el perejil, las hierbas aromáticas… Todos ellos poseen altas cantidades de calcio además de otros nutrientes que nos servirán para mantener nuestro organismo en perfectas condiciones.

xcc

Frutos secos

Los frutos secos, en concreto las nueces, son otra fuente importante de calcio que no debemos perder de vista. Las almendras son otro fruto seco que contiene altas dosis de calcio, concretamente contiene 264mg por cada 100 gramos de producto, lo que representa el 26% de la cantidad diaria recomendada para un ser humano adulto. Las avellanas son también un fruto seco que nos aportará importantes cantidades de calcio. Es cierto que las avellanas contienen menor cantidades que los dos frutos anteriores, pero son muy saludables y recomendables para mantener unos buenos niveles de este mineral.

Alimentos marinos

Muchos productos del mar son muy recomendables a la hora de aportarnos calcio. Entre ellos vamos a destacar las sardinas, concretamente las enlatadas, que nos aportan cantidades muy elevadas de calcio, concretamente con 100 gramos de producto estaríamos cubriendo las necesidades diarias. Los langostinos, las gambas, las cigalas, las anchoas, las lubinas y en general todos los pescados azules son importante fuentes de calcio, además de contener otros nutrientes que nos ayudará a conseguir una salud en perfectas condiciones.

xdxc

Semillas vegetales

Algunas semillas como la de lino o las de sésamo contienen cantidades de calcio muy importantes. Concretamente las semillas de lino contienen por 100 gramos de producto entorno al 26% de la cantidad diaria recomendada. Lo podemos consumir de varias maneras, pero las más habituales son en pan o en aceite de lino. Lo mismo sucede con el sésamo, ya que contiene cantidades muy elevadas de calcio, pues por 100 gramos de producto podemos conseguir entorno al 99% de la cantidad necesaria por día. Por ello es muy recomendable su uso como acompañamiento o condimento en comidas.

Legumbres

Las legumbres también son una importante fuente de calcio, concretamente las judías en todas sus variedades. Este alimento contiene dosis más moderadas de calcio pero aun así es uno de los que más nos aporta, concretamente 100 gramos de producto nos aportan alrededor del 13% de la cantidad recomendada de manera diaria para un ser humano adulto.

Frutas

También debemos destacar algunas frutas que son ricas en calcio. Es cierto que las cantidades que nos van a ofrecer son menores a las de otros alimentos más representativos, pero es importante destacarlas entre las demás. Vamos a centrarnos en la naranja, la papaya o los higos entre otros frutos. Por todo ello es necesario que los tengamos en cuenta e incluyamos en la dieta para así conseguir unos niveles de calcio perfectos para mantener una salud de acero.

Fuente

24/02/2017