Venezuela redujo a la mitad el número de fumadores

El consumo bajó de 49% en 1984 a 21,5% en 2012, según el último estudio realizado por la Organización Nacional Antidrogas con el apoyo de organismos internacionales

             De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi 6 millones de personas mueren cada año a causa del consumo de tabaco en todo el mundo, cifra que         según sus estimaciones podría elevarse a más de 8 millones de fallecimientos anuales para el año 2030 si no se toman las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Venezuela es uno de los países que ha logrado reducir a casi la mitad el número de fumadores diarios y ocasionales del producto del tabaco, al pasar de 49% en 1984, cuando se inició el Programa Antitabáquico, a 21,5% en 2012. Esto, según el último Estudio Nacional de Drogas en Población General, realizado por la Organización Nacional Antidrogas (ONA), con el apoyo de organismos internacionales, informó la psicóloga Natasha Herrera, experta en adicciones de tabaco y colaboradora de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), a propósito de celebrarse este 31 de mayo el Día Mundial de No Fumar.

Indicó que la prohibición absoluta de la publicidad en radio, televisión y medios impresos, así como, también el aumento de los impuestos, el costo de las cajetillas de cigarrillos y la resolución que prohíbe fumar dentro de lugares públicos y sitios de trabajo, han dado buenos resultados en el país, aunque considera necesario reforzar las medidas para reducir aún más el número de consumidores y las muertes asociadas con el hábito tabáquico.

Según la Encuesta Mundial sobre Tabaco en Jóvenes (Global Youth Tobaco Survey), realizada en el año 2010 y publicada por el Centro de Control de Enfermedades de la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la prevalencia de fumadores adolescentes (entre 13 y 15 años) en el país es de 9,4%, la edad promedio en que se comienza a fumar en Venezuela.

 

Herrera dijo que estas cifras siguen siendo altas, ya que se necesitaría llegar a 12% de la población para minimizar el impacto en la salud causado por el tabaquismo, principal responsable de cáncer de pulmón en el país. “No importa la edad que se tenga, fumar siempre ocasiona un daño en el organismo y un efecto de adaptación y estimulación de receptores en el cerebro, que en 5 días o una semana pueden generar una adicción”, sentenció.

Recordó que el humo del tabaco contiene 4 mil sustancias químicas, de las cuales al menos 250 son altamente tóxicas y al ser ingeridas pueden provocar diferentes tipos de cánceres, además de afecciones respiratorias y cardiovasculares. De allí, la importancia de profundizar e incrementar las acciones de educación y prevención que cumple la SAV, para motivar a los fumadores a dejar ese hábito y apoyarlos durante el proceso de cesación tabáquica.

“Lo más importante es que siempre hay mejoría para el individuo y para el organismo, porque aún teniendo un cáncer, cuando la persona deja de fumar tiene un mejor pronóstico”, señaló Herrera.

La experta en adicciones de tabaco consideró igualmente necesario continuar protegiendo a los no fumadores, ya que un tercio de los casos de cáncer de pulmón, hoy en día, es causado por la exposición al humo ajeno de cigarrillo.

 

¿Cómo dejar de fumar?

Existen tratamientos combinados, psicológicos y farmacológicos, que llevan a las personas a dejar de fumar. Natasha Herrera dijo que los primeros están orientados a generar en el paciente la idea de que es posible lograrlo y a enseñarle a manejar las situaciones de estrés y ansiedad por las cuales se convirtió en fumador

El segundo, consiste en el uso de sustancias que bloquean o inhiben los receptores del cerebro que se activan con la nicotina (principal principio activo del cigarrillo), para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia que aparecen en la persona fumadora cuando interrumpe el consumo de tabaco.

Aseguró, que todo fumador tiene la capacidad de dejar de fumar y que el 70% de quienes lo intentan tiene éxito. Para lograrlo, recomendó hacerlo progresivamente, tomar mucho líquido como jugos de vegetales y frutas para compensar el hábito de las manos y la boca ocupada, y llenarse de actividades saludables como caminar o practicar algún deporte.

31/05/2017