Pronunciamiento de la Sociedad Venezolana de Psiconeuroinmunología, la Asociación Creando Salud y el Eje de la Paz.Luz ante la situación actual de Venezuela

La Sociedad Venezolana de Psiconeuroinmunología (SVPNI), la Asociación Creando Salud y el Eje de la Paz. LUZ,  comprometidos con la Salud de nuestra población venezolana y asumiendo la responsabilidad profesional, ética y ciudadana, nos pronunciamos ante la crisis que transitamos como país, la cual puede modificar el equilibrio de nuestra salud individual y colectiva, generando profundas alteraciones  biopsicosocioemocionales.  A la crisis actual puede asociarse una importante crisis psicológica en las personas. Una crisis psicológica puede desencadenarse a partir de eventos traumáticos, tales como ataques violentos (violaciones, amenazas, torturas, heridas por armas de fuego, ataque sexual, asalto, captura, secuestro, golpes graves) accidentes, pérdidas personales (por asesinato u homicidio, accidente de tránsito o doméstico, complicación de salud, desapariciones forzadas) y catástrofes naturales, que desbordan excesivamente la capacidad de una persona para manejarse en su modo habitual.

Entre sus manifestaciones se encuentran la perturbación de la estabilidad física, mental y social, el fracaso de los mecanismos para hacer frente a las situaciones estresantes, el deterioro funcional significativo, así como una clara evidencia de sufrimiento y dolor psíquico, porque el evento rebasa la capacidad de respuesta de las personas. Los hechos reales a los que hemos estado expuestos y la sobreexposición a información que legitiman la violencia como único recurso de resolución de conflictos, pueden generar estrés, impotencia, rabia, desesperanza, incertidumbre, desarraigo, duelo ante las pérdidas, entre otras cosas. Las vivencias ante un hecho violento, exigen un gran esfuerzo para poder comprender, afrontar o escapar de la situación, produciendo una serie de reacciones en cascada biopsicoemocionales, que al intensificarse y cronificarse pueden conducir a la pérdida de la estabilidad e integridad emocional, y en general a la pérdida de la salud en todas sus dimensiones (biológica, cognitiva, psicoemocional, espiritual y socioecológica), y ello a su vez puede predisponer a la aparición de la enfermedad en la persona.

La humanidad está en proceso de cambio y transformación. Podemos continuar el camino hacia la autodestrucción o por el contrario hacia la coevolución consciente, tal como plantea la Dra. Marianela Castés – miembro fundadora y honoraria de nuestra SVPNI. Ella afirma que “todo caos nos abre a la posibilidad de generar un nuevo orden”; así, aunque actualmente nos encontramos en medio de una transición que puede representar caos para muchos de los venezolanos, también está en nosotros la posibilidad de tomar consciencia de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir, como individuos y como población, y en este sentido, cuál es la sociedad que queremos construir. Por tanto,  el camino hacia la coevolución consciente como humanidad y como venezolanos, incluye la posibilidad de rescatar en nuestros espacios individuales y colectivos, los valores de paz, solidaridad, tolerancia, justicia, salud integral, aceptación de la diferencia del “otro” como poseedor de derechos, escucha de las demandas, propuestas y alternativas para la transformación, para construir cimientos seguros que nos permitan una convivencia más saludable. Desde ahí sugerimos:

A los afectados:

A los acompañantes y consejeros:

Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino. Es esta libertad espiritual, que no se nos puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito.”  Viktor Frankl (1915-1997).

Caracas/Maracaibo, 15 de mayo de 2017

Fuente

09/06/2017