Estudio revela que mujeres que fortalecen sus músculos reducen su riesgo de diabetes tipo 2

Las mujeres mayores y de mediana edad que realizan ejercicios de resistencia, estiramiento y acondicionamiento muscular como levantar pesas y practicar yoga pueden reducir significativamente su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

la combinación de la actividad física aeróbica de moderada a vigorosa intensidad con los ejercicios de fortalecimiento muscular se asocia a una reducción, aún mayor, del riesgo de presentar esta afección metabólica. Así lo señala un estudio publicado en la revista PLOS Medicine.

Los ejercicios de resistencia, fortalecimiento y acondicionamiento muscular pueden mejorar el control de la glucemia (azúcar en la sangre) en personas diabéticas

¿Cómo actúa el ejercicio de fortalecimiento muscular?

Los ejercicios de resistencia y acondicionamiento muscular no contribuyen mayormente a reducir el peso, sin embargo, mejoran la composición del cuerpo, ya que aumentan la masa muscular y reducen la grasa corporal.

El músculo es un tejido activo desde el punto de vista metabólico, consume una cantidad considerable de calorías para poder realizar sus funciones, incluso en reposo. El tejido graso, por otra parte, no utiliza mucha energía.

Foto cortesía-Nedik

Debido a que el envejecimiento se asocia a la pérdida progresiva de masa muscular a partir de los 45 años, la cantidad de calorías que este tejido utiliza comienza a disminuir con el paso de los años, y se instala de modo progresivo una tendencia a aumentar de peso, que si no se controla con una dieta balanceada y ejercicio puede conducir al desarrollo de sobrepeso y obesidad, factores que predisponen a la diabetes tipo 2.

Por lo tanto, las actividades de fortalecimiento y acondicionamiento muscular podrían contrarrestar ese deterioro natural y preservar buena parte de la masa muscular.

Los cambios metabólicos que se producen en las células musculares cuando se realiza ejercicio tanto aeróbico como de fortalecimiento muscular contribuyen al aumento de la sensibilidad a la insulina, por lo tanto, mejora la utilización de la glucosa y se reduce el riesgo de desarrollar el padecimiento sanguíneo.

Foto cortesía-Nedik

26/10/2017